Algoritmia básica (AB)
El reto de diseñar algoritmos eficientes para resolver problemas puede resultar apasionante

sguenos en twitter

[Iremos publicando noticias. Para recibirlas, puedes añadir este enlace: "RSS de las entradas" en tu agregador de noticias o bien seguirnos en Twitter.]


 

Seguramente habrás leído durante este año, en el que se conmemora el centenario del nacimiento de Alan Turing, algún artículo sobre la participación de este pionero de la Computación en la ruptura de los códigos secretos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial (SGM), los códigos de las máquinas Enigma, en la instalación militar británica de Bletchley Park, utilizando la computadora Colossus (si no conoces la historia, aquí puedes leer algo sobre ella).

Las máquinas Enigma, desarrolladas originariamente en Alemania en la década de 1920, fueron los primeros dispositivos electromecánicos de cifrado y soportaron las comunicaciones militares del Alemania durante la SGM. La ruptura de esos códigos en Bletchley Park (Reino Unido) jugaría un papel clave en la terminación de la guerra y permitiría por tanto salvar muchas vidas humanas.

Lo que probablemente no conoces es la existencia de un “eslabón español” en la cadena de logros que llevó a la ruptura del código Enigma. La noticia fue publicada hace pocos días por la BBC. La resumimos a continuación.

Un par de máquinas Enigma utilizadas en la Guerra Civil española fueron donadas recientemente por nuestro país al GCHQ, la agencia de inteligencia de comunicaciones del Reino Unido. Esas máquinas cierran un capítulo que permanecía abierto en la historia de la ruptura del código, un capítulo que abrió el camino para el final de la SGM.


Un suboficial del ejército español encontró las máquinas casi por casualidad, hace sólo unos pocos años, en una habitación secreta del Ministerio de Defensa español, en Madrid.
 
«Nadie entró en ella porque era muy secreta», dice el General Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia. «Y un día alguien dijo: ’Bueno, si es tan secreta, tal vez haya algo secreto dentro’. Entraron y vieron una pequeña oficina en la que se realizaron todas las operaciones de cifrado no sólo durante la guerra civil española, sino también en los años inmediatamente posteriores». En la habitación había alrededor de dos docenas de históricas máquinas Enigma.

Cuando empezó la guerra civil española en 1936, tanto la Alemania de Hitler como la Italia de Mussolini enviaron tropas para ayudar al ejército de Franco. Con el conflicto extendido por todo el país, necesitaban medios de comunicación segura entre la Legión Cóndor alemana, los italianos y las fuerzas de Franco. Para ello, Alemania donó un parque de máquinas comerciales Enigma debidamente modificadas.


En el Reino Unido existían ya expertos en una versión previa de la máquina Enigma comercializada en 1927, pero no tenían oportunidad de interceptar mensajes reales de los alemanes puesto que las señales alemanas resultaban inaudibles desde Gran Bretaña debido a la distancia. Sin embargo, las señales producidas por las máquinas enviadas a España por los alemanes en 1936 eran lo suficientemente audibles como para ser interceptadas y los británicos comenzaron a trabajar con esas señales. Tras seis o siete meses de trabajo con los mensajes españoles, ya tuvieron los primeros éxitos. En abril de 1937, los británicos consiguieron la primera desencriptación de un mensaje de Enigma.
 
La experiencia con los mensajes de las máquinas Enigma españolas resultó ser un paso crucial en el camino que condujo a la ruptura del código de las máquinas alemanas en Bletchley Park, durante la SGM.

 
En esta asignatura veremos un conocido método de encriptación, el RSA, como ejemplo de algoritmo de dividir para vencer. Detallaremos el funcionamiento de este método que, de manera algo “críptica”, aparece resumido en la siguiente transparencia.

Comentarios